¿Imperiosa Necesidad?

Fechas fatídicas como el 14 de febrero me hacen pensar, casi involuntariamente. Pensar que la disposición está ahí, intacta, pero la presa no cae en la trampa, es desesperante.

La posibilidad de rebajar mis expectativas con una mujer es una idea que no deseo llevar a cabo. Simplemente porque veo parejas que no embonan, son más defectos que virtudes entre sí e insisten en estar juntos. Yo sé que es rarísimo que una pareja se conozca y quede para toda la vida sin chistar: el error es la base del éxito. Sin embargo, insisto, mi esquema de mujer es el siguiente: sencilla, inteligente,  de mente abierta. Y si es hermosa es un plus maravilloso.

El problema es: no encuentro dicha mujer así.

No deseo una mujer berrinchuda. Tampoco una que me esté celando a cada instante. Mucho menos una que restrinja mi vida hacia sólo ella. Deseo a una mujer ardiendo en sus convicciones. Que disfrute lo que hace, y que quiera compartir eso conmigo.

Cuando la encuentre, sabré que es ella y haré lo posible por tenerla junto a mí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s