Manual para ser Menos Transparente

Te alejas y siento en un perfil bajo, pegándole a lo mediocre. Tus ojos, como dardos, se clavan en mi persona y siento cómo desgarran esa capa liviana que es mi coraza contra cualquier sensación de…

Siempre he sido muy transparente en momentos en los que no debería de serlo: revelo una franca, abierta y real ventana a lo que siento, cosa que puede ser contraproducente en situaciones que involucran el peligro inminente de ser predecible, de ser avistado como alguien frágil, sensible. Yo soy de ésos, que nos clavamos estacas sin mucho sentido, y cada vez sale más estupidez, se derraman oportunidades e ideas.

He intentado de manejar esto de forma sistemática, algo cruel y leve. Ah, levedad, me aquejas pero eres válvula de escape, porque no permites que cosas que podrían importar pierdan peso, y caigan en la red de lo banal, se difundan como agua por el capilar del sentir: permites que no me acerque a ella, mujer cuyas facciones me cautivan, aturden, conmueven, ciegan los rumores que corren en ti: oh, dulce base del amor, impides avisar caminos erróneos, al fruto dulce y venenoso que te mantiene vivo, látigo quemante que te mantiene de pie, y te obliga a la adicción dependiente de la otra persona, y se convierte en deidad, en base importante de tu vida, a la cual esperas minutos que cesan su regularidad en tiempo y lo relentizan, y la espera se hace agobiante, con la necesidad de estar a su lado, tan sólo mirarla basta al principio pero después es insuficiente, el manantial de tu perfecta aura se agota y buscas más profundamente en ella, te pierdes y ella se une a ti, y la magia en muchos casos nunca cesa.

Querer llegar a conquistar esa profundidad es una lucha incesante, donde el que caza (hombre/mujer) al otro puede perder la esperanza, pues todos venimos al mundo con una parte igual a la nuestra, igual pero que se comporta diferente: el objetivo en corto es encontrar esa otra fracción de ti, convencerla, quererla, cuidarla, protegerla y serle fiel. De nada sirve el engaño, el hurto a lo propio, pues la otra parte no es papel o piedra: es una persona, es una entidad compleja, que se debe respetar. Y digo perder esperanzas puesto que esa alquimia con el otro es polivalente, ininteligible y poco abstracta: las dificultades para el cazador están siempre presentes, desde su compatibilidad hasta el tolerar las imperfecciones del ser amado.

Anhelo esto no con fervor, pero sí con cierta  ligera expectativa: esa mitad perfecta, compatible y hermosa sólo llega una vez. Se podrá fracasar una, dos, treinta, mil veces, pero sólo una ha de ser la/el única (o) que se quedará al final. Cual misión casi imposible, tarda más en florecer, en crecer y lo mejor, nunca muere, nunca ha de morir.

Contigo puede haber un pulso, un escalofrío incesante, una mirada indescriptible, hermosa: eres neblina, mas no frío; eres oscuridad, mas no temor; eres viento que sopla del norte, mas no un mal pasaje. Puede que todo esto sea un reflejo de lo que veo en la superficie. No me atrevo a explorar más dentro, porque alguno de los dos hemos de salir heridos, porque eres un completo misterio para mí, y eso te hace tan brillante, intrigas mis pensamientos y los robas y te los llevas a un camino que no puedo alcanzar. Dame un mapa y yo sabré llegar a tu puerto, tiende la mano y bailaríamos en el césped fresco.

Ocultaré todo esto. No quiero que sepas más. Has detectado que yo me siento atraído por ti, pero lo manejas con la frialdad necesaria para acabar cualquier idea, sensación o sentimiento. Te lo agradezco: eres de un carácter fuerte, pero yo sé que no, corres libre pero en un límite de espacio. No te culpo, deseas una vida tranquila, tal vez ya encontraste a tu equivalente y estás bien, y yo…no. Tal vez eres un estandarte que indica que en un futuro, en estas tierras ásperas encontraré mi manantial. Amaré a la superficie de otras, hasta que sepa a través de mi pulso, de mis sueños que la adecuada está ahí, y estamos buscándonos tambaleantes y tanteando el futuro, en algún rincón donde no habrá salida: sólo seguridad y una muy posible felicidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s