Juramento a una amada

Busco una guía

que me encamine a la catedral onírica.

Un mapa que indique el punto exacto

de tu placer, por tu tacto

que me abduce en sueños lejanos,

una llave que abra tu corazón

y encapsularte a mi realidad,

pues es más necedad

perseguir sentimientos que a la razón.

Cumpliré con honor

tu compromiso de amor;

velaré tu sonrisa

grabándola en la cornisa

de mi imaginación trémula,

tendiéndote con dulzura.

Que tu cabello

sepa llevarme a tu cuello

cual imponente deseo

al simple resuello

y tus manos conmuevan

al más leve roce.

O de tí alejarme

para no divagar en tu presencia

no quemar tu esencia

con esta soledad

que cae fina levedad,

titilante pasión que no cede,

pues no entender qué sucede

si te acercas, si respiras,

si huyes, si no caminas

o simplemente te difuminas

en mi imaginación,

pues eres huésped frecuente

por las noches tibias,

sin alarmar, sin titubear

y te aventuras a perturbar

sueños amargos,

y elevas cual rey al dichoso

que acepte galante regalo…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s