Deziro

Tendrías que ser ilusión

tendrías que ser suspiro

porque no te encuentro.

Surges de la noche apacible,

tranquila, limpia.

Tus ojos de luna evocan

el mar muerto que habita en mí.

Tu cabello, espuma oscura,

aclara el pensamiento

doma mi sueño

inquieta el volcán,

apaga ansiedades,

ilumina caminos.

El amor duele,

se disfruta,

se pospone. Viene y va

como nubes al tiempo

recorriendo horizontes

y tu sonrisa.

Es espontaneidad

y te golpea de frente

desnucándote tu creencia,

despavilando un secreto.

Podríamos ser farsa

y volvernos en caminos distintos.

Pero no.

Yo no quiero eso,

deseo más,

tus labios, tus manos,

tu inteligencia eléctrica

y tu perfume.

Anhelo tu mirada

piedra suave de río puro,

voz cristalina.

El río caudaloso

baja al abismo interior,

se impregna en el fondo,

ruge tu amor

desemboca en la soledad

que no deja de ser eso,

soledad,

vil soledad.

Te quiero intranquilamente,

te filtras por el poro tibio

de mi mente taciturna.

Despiertas acortando mis cadenas

gélidas que me sostienen

aferrado al lúgubre rincón.

Voy a saciarte no sólo

de letras, palabras.

Abre el cajón oculto

y encontrarás…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s